viernes, 7 de marzo de 2008

Rocamadour



Mi primer y único encuentro con Rocamadour (en la región de Lot) fue poco antes del amanecer. El dia anterior había estado en L'Hospitalet, y la verdad es que al ver tal marabunta de gente, me planteé si merecia la pena visitar Rocamadour.
A medida que me acercaba a Rocamadour y recorría las angostas curvas de la carretera, comencé a ver como las luces de los edificios iban formando la silueta de la ciudadela medieval.
Esa primera visión fué sobrecogedora: la ciudadela colgada en una pared vertical sobre rio Alzou a 150 metros de altura. Notas como has dado un salto en el tiempo hacia esa Edad Media plagada de misterios y llena de magia. Las nubes que protegen a la ciudadela y el silencio casi absoluto del amanecer le confieren un aire aun mas místico, misterioso y espiritual.



Misterios y leyendas.
Todo el misterio que rodea a Rocamadour ha engendrado multitud de leyendas alrededor de su origen, comenzando por el significado de su nombre: El que ama la roca (Roc Amadour).
Se cuenta que el personaje biblico Zaqueo, recolector de impuestos en Judea, llegó a estas tierras con su mujer Verónica, y adoptando el nombre falso de Amadour, siguio una vida hermetica en este paraje, contruyendo un oratorio sobre la roca, al que mas tarde se llamaria la Roca de Amador. Tambien se dice que fue el quien realizo la talla de la virgen negra, ayudado por San Lucas.

Lo cierto es que estas virgenes negras, que fueron muy comunes durante la Edad Media en Europa, son una herencia de cultos anteriores al Cristianismo y representaban a deidades de la Tierra y diosas de la fertilidad.
Fueron los monjes benedictinos, quienes en el siglo XII propagaron la historia de San Amadour y la capilla de la Virgen Negra, ocultando de este modo aquellos cultos anteriores.

La presencia de la virgen Negra en la Iglesia de Notre Dame y de las reliquias de San Amadour en la iglesia del mismo nombre, han atraido a multitud de peregrinos desde el medievo, formando este enclave parte del Camino de Santiago francés. Muchos de los peregrinos subían de rodillas los 140 escalones hasta la iglesia para realizar ofrendas a la virgen negra.

Para aquellos que tengáis pensado un viaje a las regiones del Sur de Francia, Rocamadour es una parada obligatoria.

3 comentarios:

Erik dijo...

Wow, que belleza...

Estuve en Languedoc-Rousillon el año pasado pero me perdí este lugar.
La próxima vez seguramente iré!

Un saludo.

Alejandro dijo...

Gracias por comentar Erik.
El viaje que realicé hace unos años desde el departamento de Gironda, atravesando la Dordoña hasta Lot, es uno de los que mas me ha gustado y de los que tengo mejor recuerdo.
Además de los increibles paisajes, pueblos medievales y chateaus, puedes disfrutar de una región que está plagada de buenos vinos.

Un saludo.

Adrian dijo...

Hola!!

Realmente es tan bonito como lo cuentas, que maravilla. En http://www.trivago.es/rocamadour-101062 me estuve informando también y viendo fotos de este inolvidable e inaccesible paisaje. Un saludo